lunes, 1 de diciembre de 2014

DISTORSION: ENCUENTROS CERCANOS



 
Los Encuentros Cercanos con OVNIs transcurren en una aparente "realidad paralela"... un mundo oculto a nuestra mirada inquisitoria... experiencias "hipnóticas" vividas en la efímera frontera entre lo real y lo onírico, entre lo tangible y lo ilusorio... allí viven "ellos"... donde el tiempo parece no transcurrir... ocultos entre sueños, miedos, anhelos y esperanzas... forjados de la misma materia que los mitos ancestrales y las estrellas de nuestro firmamento...

sábado, 1 de noviembre de 2014

¿DONDE ESTAN LOS PLATILLOS VOLANTES?




 
 
 
 
Los Encuentros Cercanos con OVNIs contienen ingredientes propios de los viajes interplanetarios soñados por nuestros abuelos, de los artefactos ideados por nuestra incipiente industria aeroespacial, mezclado todo ello, con algunos esbozos de los relatos de ciencia ficción de mediados del siglo XX. Y por si fuera poco, este loco entramado de los “platillos volantes” ha sido expuesto a ojos de los testigos siguiendo las directrices de un histriónico y chiflado “director de orquesta” que parece manejar los hilos en la clandestinidad,  creando y deshaciendo infinitas puestas en escenas que simulan una supuesta visitación alienígena.
Ante este desquiciante panorama, irremediablemente debemos sospechar que la imaginación humana, o, en su defecto, la psique de los individuos que han protagonizado este tipo de encuentros, ha jugado un papel preponderante en la germinación y desarrollo de este paradigma, aunque, hay que aclarar, que, auspiciada y controlada por un agente externo desconocido que interactúa de forma magistral con el material inconsciente de nuestra mente, para recrear los supuestos contactos con una civilización alienígena. Prueba de lo que decimos, es que lo que antaño fue un fenómeno planetario desconcertante, donde los aterrizajes OVNIs y los encuentros con sus díscolos tripulantes se repartían a doquier por la geografía terráquea han disminuido hasta prácticamente desaparecer en las últimas décadas. De todo ello podemos deducir dos ideas básicas, o los platillos volantes y sus ocupantes ya han recogido suficientes muestras de terreno, se han cansado de asustar a centenares de desprevenidos conductores y ya no les divierte iluminar la oscura noche con las infinitas luces multicolores de sus naves, o, por el contrario, la raíz de este paradigma, aun teniendo un importante componente anómalo e ignoto, ésta lejos de ser la manifestación inteligente de seres provenientes de otros planetas en tareas de exploración científica, y la solución de este apasionante enigma, o parte de él, se halla soterrado en la mente humana… a la espera, quizás, de germinar en otro mito…









JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca.

miércoles, 1 de octubre de 2014

LA PARADOJA DE HYNEK


Desde hace décadas se ha observado que muchas de las personas que se aproximan al estudio del fenómeno OVNI experimentan una curiosa transformación en sus creencias. En un primer momento, de la negación o el desconocimiento del paradigma OVNI, pasan a aceptar de buen grado la existencia de los platillos volantes y sus tripulantes, para abonarse, tiempo indeterminado después, a una creencia radicalmente alejada de la hipótesis extraterrestre. A este hecho lo hemos denominado “La Paradoja Hynek”. Para escenificar los cambios que acontecen en una persona interesada en los OVNIs, podemos citar el ejemplo del conocido astrónomo Josep Allen Hynek, considerado hasta su muerte el “padre de la ufología científica”.


1.- ESCEPTICISMO

Para todos aquellos que desconocen por completo la ingente casuística producida por los “platillos volantes” y sus díscolos “tripulantes”, el asunto de los OVNIs les parece una autentica falacia producto de malinterpretaciones y desvaríos varios. Una materia carente de cualquier interés científico.
Uno de estos escépticos redomados era el profesor Joseph Allen Hynek, un afamado astrónomo, al que las primeras noticias sobre la irrupción de los platillos voladores le parecían poco relevantes. De hecho, sin tener ningún dato sobre este incipiente fenómeno en sus manos, el Dr. Hynek fue entrevistado por el periódico “The Columbus Citizen”, el 6 de julio de 1947, para que diera su opinión tras conocerse la famosa experiencia de Kenneth Arnold (24/06/47), y el revuelo suscitado en todo el territorio norteamericano por la aparición de decenas de “platillos voladores”. Su posición al respecto estaba claro desde el titular de la nota de prensa: "Científico Asegura que los Discos Voladores Probablemente No Proceden del Espacio. “Los misteriosos discos volantes que se asegura han sido vistos por todos los Estados Unidos probablemente no son objetos procedentes del espacio exterior. (…)El profesor Hynek insistió una vez más en que no podía hablar de forma oficial sobre la validez de los informes sobre discos voladores hasta que disponga de pruebas definitivas de que son reales, no meros productos de mentes imaginativas.”
El profesor Hynek era un renombrado profesor de la North-Western University, director adjunto del Smithsonian Astrophysical Observatory y director del Centro de Investigación Astronómica Lindheimer. Precisamente a raíz de los acontecimientos originados por el avistamiento de Kenneth Arnold en 1947, el Dr. Hynek fue “reclutado” por la USAF para colaborar en diversos proyectos dedicados al estudio oficial de los OVNIs, “Project Sign” (1947/1949), “Project Grudge” (1949/1952) y “Project Blue Book” (1952/1969). En su papel como asesor científico el Dr. Hynek mostró una inflexible postura escéptica. De hecho sus conclusiones negativas sobre la mayoría de los incidentes OVNIs que investigaba le hicieron ganarse, por parte de la prensa, del apelativo del “Dr. No”. En un artículo titulado “Historia de la Investigación OVNI: ¿Son reales los platillos voladores?” publicado en el “Saturday Evening Post”  en 1966, Hynek realizaba un repaso de su trayectoria al frente de las comisiones gubernamentales dedicadas a esclarecer el tema OVNI: “En 1948, cuando por primera vez oí hablar de OVNIs, pensé que eran absolutas tonterías, como cualquier científico lo hubiese hecho. La mayor parte de los primeros reportes eran demasiado vagos: "Cuando entre al cuarto de baño y miré a través de la ventana vi una luz brillante en el cielo. Se movía hacia arriba, hacia abajo y hacia los costados. Cuando volví a mirar ya se había ido". En aquella época yo era director del Observatorio de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus. Un día tuve una visita de varios hombres del centro técnico de la base Wright-Patterson de la Fuerza Aérea, que quedaba a sólo 97 kilómetros de distancia en Dayton. Con cierta vergüenza obvia, los hombres tocaron el tema de los "platillos voladores" y me preguntaron si podría servir como consultor en la materia para la Fuerza Aérea.  El trabajo me pareció que no iba a tomar mucho tiempo, así que accedí. Cuando comencé a repasar casos, asumí que había una explicación natural para todos los avistamientos, o por lo menos la habría si lográbamos encontrar las piezas faltantes del enigma. Es por eso que, generalmente, suscribí a la opinión de la Fuerza Aérea, que sostenía que los avistamientos eran el resultado de interpretaciones erróneas, engaños o alucinaciones.”…

El Dr. Hynek era un declarado escéptico ante la cuestión de los OVNIs...




Su estrecha colaboración en la investigación oficial sufrió un punto de no retorno, cuando la USAF, que le había nombrado asesor del proyecto Bluebook le envió a Michigan para explicar unos multitudinarios avistamientos OVNIs que se habían producido en la zona, y que incluso habían sido observados por oficiales de policía. Sobre el pantano de Dexter había ocurrido un interesante encuentro, protagonizado por la familia Mannors y varios oficiales de policía que lograron observar las evoluciones de un extraño objeto luminoso. Presionado ante las múltiples denuncias y peticiones de los medios de comunicación, la USAF decidió emitir un comunicado. El elegido fue el Dr. Hynek que en una famosísima declaración de prensa efectuada el 25 de marzo en el Club de Prensa de Detroit, aseguró de forma tajante que: “Un sombrío pantano es el lugar más impropio para ser visitado por seres del espacio exterior. No es el lugar que un helicóptero sobrevolaría durante varias horas, ni en el que fuera probado un silencioso ingenio secreto”. Para el astrónomo los avistamientos de aquellas luces tenía una explicación perfectamente natural, el “gas de los pantanos (…) los cuales generan metano, que se inflaman al entrar en contacto con el oxígeno del aire”. Evidentemente esta explicación causó una ola de indignación popular irrefrenable que llevó a un ridiculizado Dr. Hynek a desmarcarse de la postura oficial. El “agnóstico” Dr. Hynek había visto por fin la luz...


2.- LA CONVERSIÓN.
Tras conocer de primera mano muchos informes OVNIs que resistían una explicación convencional, el Dr. Hynek, al igual que hacen muchos aficionados al introducirse en la literatura ufológica, abrazó de forma entusiasta la posibilidad de que existiera un fenómeno desconocido y de gran importancia tras los OVNIs. Probablemente la tesis de los visitantes alienígenas podría ser una explicación sensata, debió musitar Hynek. De esa forma, el otrora escéptico, comenzó a denunciar de forma abierta la postura negacionista de la USAF: “Durante los años siguientes no tuve problemas en explicar o descartar la mayoría de los casos que me eran asignados, pero algunos de ellos eran lo suficientemente desconcertantes como para sorprenderme (casos que la Fuerza Aérea más tarde referenciaría como "no identificados"). Déjenme enfatizar el siguiente punto: la Fuerza Aérea impuso su propio pensamiento en cada caso; yo sólo aporté mi opinión. Pronto encontré que la Fuerza Aérea mostraba una tendencia a aumentar sus explicaciones preliminares mientras compilaba sus resúmenes anuales; un "posible" avión se convirtió a menudo en "probable" avión. Me hacían recordar la leyenda griega de Procrustes, quien trató de meter a todos los hombres en la misma cama. Si eran demasiado largos les recortaba el sobrante, y si eran muy cortos los estiraba.” En su libro “El Informe Hynek” (1977), utiliza una premisa que casi todos los “creyentes” en los OVNIs han utilizado alguna vez en su vida ante un comentario escéptico o jocoso cuestionando la realidad de los OVNIs: “Mi transformación fue gradual, pero a finales de los 60 fue completa. Hoy día no emplearía un instante más en materia de OVNIs si no creyera seriamente que el fenómeno es real, y que los esfuerzos para su estudio y comprensión, y eventualmente para su solución, podrían tener un profundo efecto -quizá incluso podría ser el punto de partida de una revolución en el concepto humano del universo".

Al conocer con mas detalle la casuística OVNI el Dr. Hynek comprendió que existía un fenómeno genuino cuya naturaleza podría ser extraterrestre...




Ese mismo año en la revista Newsweek afirmaba que: “No tengo la certeza de que la tierra sea visitada por seres extraterrestres pero creo firmemente que esa realidad figura entre los hechos posibles. Sería provinciano que los terráqueos nos consideráramos los únicos seres inteligentes del Universo. ¿Cómo habrían reaccionado nuestros abuelos si hubieran oído hablar de energía nuclear en 1866?". Sin embargo su postura pronto sufrió de fisuras que le condujeron a replantearse su nueva creencia…


3.- EL VIAJE DE NO RETORNO
Si el aficionado convencido, profundiza en la lectura o investigación del fenómeno OVNI, se topara con una nueva e incuestionable “realidad” ante sus ojos. Los platillos volantes no son lo que parecen. Un exhaustivo estudio y análisis, sin prejuicios ni obsesiones, de la multitud de informes OVNIs existentes en el mundo, nos demostraran que tras la aparente incuestionable y casi dogmática “hipótesis extraterrestre”, subyace un paradigma mucho más complejo y misterioso. Y como no podía ser de otra forma, nuestro protagonista, el Dr. Hynek pronto, muy pronto descubrió que no todo eran “extraterrestres” tras los OVNIs.  Ante las Naciones Unidas, el Dr. Hynek efectuó el siguiente discurso el 27 de noviembre de 1978: “Existe un fenómeno global cuyo alcance y enfoque no es generalmente reconocido. Es un fenómeno tan extraño y foráneo a nuestro modo de pensamiento terrestre diario que frecuentemente se encuentra con ridículo y desdén por personas y organizaciones que no están familiarizadas con los hechos. (...) Me refiero, por supuesto, al fenómeno de los OVNIs... Objetos Voladores No Identificados... que quisiera definir aquí simplemente como "cualquier avistamiento aéreo o desde la superficie, o registro instrumental (ej., radar, fotografía, etc.) que permanece inexplicado por métodos convencionales incluso después de un análisis competente por personas calificadas(…) Tenemos en registro muchas decenas de miles de reportes OVNI... incluyen relatos extremadamente intrigantes y provocativos de eventos extraños experimentados por personas de gran reputación... eventos que bien pueden señalar la necesidad de un cambio en algunos de estos conceptos.(...) Sr. Secretario, yo no siempre he sido de la opinión de que los OVNIs eran dignos de estudio científico serio. Comencé mi trabajo como un Consultor Científico para la Fuerza Aérea de E.U. como un escéptico abierto, con la firme creencia de que estamos tratando con una aberración mental y una molestia pública. Sólo al enfrentar hechos y datos testarudos similares a los estudiados por la comisión francesa... me he visto forzado a cambiar mi opinión. (...) El fenómeno OVNI, según ha sido estudiado por mis colegas y por mí mismo, indica la acción de una forma de inteligencia... pero de dónde proviene esa inteligencia, si realmente es extraterrestre, o si indica una realidad superior que aún no ha sido reconocida por la ciencia, o incluso si es de algún modo, u otro, una manifestación psíquica de nuestra propia inteligencia, es la pregunta.” En una entrevista publicada en la revista "UFO Report" (agosto 1976), Hynek afirmaba que: "Últimamente he ido desechando, cada vez más, la idea de que los OVNIs sean naves espaciales 'con pelos y señales' de otros mundos. Simplemente, existen demasiadas cosas que contradicen dicha teoría... parece ridículo que una superinteligencia viajase inmensas distancias para hacer cosas relativamente estúpidas como detener coches, recoger muestras del suelo y asustar a la gente (…) Debo decir que la teoría Extraterrestre es ingenua… debemos tener en cuenta los diversos factores que indican con mucha claridad un vínculo o al menos un paralelismo con episodios de naturaleza paranormal”. En una intervención radiofónica en el programa Radio Monte Carlo en Uruguay (1982), Hynek confesaba que: “No hay duda de que el fenómeno ovni exhibe inteligencia. Aunque yo, sencillamente, no sé de dónde proviene esa inteligencia. Puede venir de grandísimas distancias, y también puede ser que venga de un lugar más cercano, de una realidad paralela”.

Y finalmente la profundización en el análisis y estudio del fenómeno OVNI nos abre las puertas a todo tipo de especulaciones alejadas de la hipótesis extraterrestre...





Por tanto, el pensamiento OVNI atraviesa una notable e interesante evolución, a medida que profundizamos en la casuística y elevamos más y más profundas interrogantes sobre su verdadero origen e intenciones. Así, el camino comienza desde el escepticismo a la aceptación del paradigma, pasando por la “comunión” con la hipótesis extraterrestre hasta admitir, como último peldaño en nuestro ascenso en este viaje a las alturas insondables de una realidad desconocida, que, ésta tesis, ampliamente admitida y divulgada por los que no han pasado de la “conversión”, no puede ni de lejos explicar de manera convincente la totalidad de la casuística OVNI registrada hasta nuestros días…
En síntesis “La Paradoja Hynek”… a mayor conocimiento y comprensión de la temática ufológica… mayor es el número de cuestiones que nos planteamos sobre la intrínseca naturaleza de los No identificados y sus ocupantes… y más nos alejamos de los extraterrestres…

JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca.

lunes, 1 de septiembre de 2014

LOS HOMBRES DE NEGRO QUE SURGIERON DEL CELULOIDE: UNA REVISION DEL ENCUENTRO DE ALBERT K. BENDER


 
 
 
 
Resulta cuanto menos paradójico que la mayor popularidad de los Hombres de Negro (Men in Black, MIB), los enigmáticos silenciadores del fenómeno OVNI,  fuera alcanzada a través del éxito mundial de la película Men In Black de 1997 protagonizada por Will Smith y Tommy Lee Jones. Y decimos esto, porque precisamente la raíz de este misterio pudo nacer de otra película menos conocida y que pudo contribuir a la gestación de este siniestro "mito" asociado a los platillos volantes. El primer supuesto encuentro con unos amenazadores hombres de negro fue protagonizado por un excéntrico investigador OVNI que se retiró de la divulgación precisamente tras vivir una aterradora experiencia con estos visitantes. Su estrafalaria historia sirvió de inspiración para la gestación de una particular teoría de la conspiración dentro del universo de los platillos volantes, donde se decía que unas extrañas entidades al servicio de los ocupantes de los OVNIs eran enviadas a la Tierra para amedrentar a los investigadores y testigos, con la clara intención de mantener en secreto ciertas reveladoras informaciones sobre los No identificados. Así comenzó todo.

Albert K. Bender el inspirador de las historias de los Hombres de Negro. Aunque la mayoría de  investigadores dudan de la realidad completa de su experiencia, es obvió que su relato sirvió de inspiración para la creación de un nuevo mito dentro de los OVNIs.






 
En 1952, el ufólogo Albert K. Bender, 31 años, fundó la modesta organización "Office Internacional Flying Saucer Bureau" ( IFSB ) que editaba una revista titulada "Space Review" y donde sus afiliados podían participar enviando sus investigaciones. En octubre de 1953, cuando el grupo tenía más de 1.500 afiliados, en las páginas de la citada publicación Bender anunciaba que una "fuente" que el IFSB consideraba muy confiable le había proporcionado información para resolver el enigma de los platillos voladores. Sin embargo la tan anunciada solución no llegó editarse. En su lugar, en noviembre, una desconcertante nota anunciaba a los suscriptores que: "El misterio de los platillos volantes ha dejado de serlo. La fuente ya se conoce, pero toda la información al respecto se mantiene en secreto por órdenes superiores. Nos gustaría publicar la historia completa en la "Space Review", pero debido a la naturaleza de la información,  sentimos mucho haber sido aconsejados de lo contrario”. Además la nota terminaba de la siguiente forma: “Recomendamos a quienes trabajan en actividades relacionadas con los platillos volantes sean muy cautelosos”.
Poco tiempo después Bender canceló las actividades de su asociación y la edición de la revista. En una entrevista concedida a un periódico local, Albert K. Bender, contó los verdaderos motivos de ésta inexplicable cancelación. Al parecer, tal y como narró el investigador a los periodistas, había recibido la visita de "tres hombres vestidos con trajes oscuros " que le habían "ordenado  enfáticamente " que detuviera la publicación del material sobre los platillos volantes. Bender aseguraba que había recibido "un susto de muerte " y que dé la impresión estuvo dos días sin comer. Ni siquiera los más allegados a Bender consiguieron arrancarle más información sobre lo ocurrido.

El enigmático libro de Bender narraba sus increíbles experiencias...
 
 
 
 
 
Sin embargo en 1963, una década después, Albert K. Bender publicó un inclasificable libro titulado “Flying Saucers and the Three Men In Black” donde supuestamente recogía todos los acontecimientos vividos a raíz de su encuentro con los hombres de negro.  El ufólogo decía que los tres desconocidos que lo visitaron en su dormitorio iban vestidos de forma  idéntica, con trajes negros, sombreros, corbatas, guantes, zapatos y camisa blanca. Los tres hombres estaban rodeados de un enigmático resplandor azul claro. Sus intimidantes y amenazadores ojos brillaban como pequeñas bombillas. La inquietante escena iba acompañada de un olor a azufre. Los inquietantes visitantes se comunicaban mediante la telepática y advirtieron al investigador que no publicara la verdad sobre los OVNIs, e incluso le ampliaron sus conocimientos sobre el tema. Así llego a conocer que los extraterrestres habían llegado a la Tierra para “depurar” el agua del mar. Bender también narraba que había visto, en otra ocasión, "tres hermosas mujeres, vestidas con ceñidos uniformes blancos" que al igual que sus compañeros de oscuro, tenían los ojos brillantes. El libro contiene situaciones delirantes que parecen extraídas de un relato de terror o ciencia ficción. Contactos telepáticos, encuentros con criaturas monstruosas en la sala de un cine, o incluso la existencia de una base extraterrestre en el Ártico se dan cita en el extravagante diario de Bender, tan fantástico como poco creíble. Pero lo más extraño de esta rocambolesca historia es que el conocido y polémico ufólogo, que dio origen a los siniestros encuentros con los hombres de negro, pudo crear una historia ficticia basada en su amplio conocimiento sobre el cine de ciencia ficción. Aunque hay quienes por el contrario piensan que tras un encuentro real y tremendamente perturbador Bender ya no volvió a ser el mismo e ideo todas estas patrañas…

 
La conexión gubernamental
Pese a todo lo dicho algunos investigadores como Michael D. Swords creen que puede haber algo de realidad en la insólita experiencia narrada por Bender, que después ha sido magnificada y desvirtuada hasta límites insospechados. Al parecer el grupo de Bender estuvo implicado en la investigación de un caso OVNI donde se recogieron pruebas físicas. Sucedió el 19 de agosto de 1953, cuando sobre las 21:00 horas los vecinos de New Haven, Connecticut , escucharon una explosión y observaron como una " bola de fuego " volaba al nivel de los árboles. Esta luminaria impactó contra un letrero de metal que había en las inmediaciones, para desaparecer en la lejanía. El primero en llegar al lugar fue C. Roberts, miembro del IFSB, que pudo recoger muestras del supuesto OVNI. La prueba fue enviada al Coronel Robert B. Emerson, un físico que residía en Luisiana, y que era miembro de la Reserva del Ejército de EE.UU.  y que colaboraba con el grupo de ufólogos de Bender. Emerson le dijo a Roberts que se pondría en contacto con algunos amigos que trabajaban en el centro de investigación atómica de Oak Ridge, Tennessee. Aunque nunca se llegó a obtener respuestas por este medio. Otro análisis organizado por el grupo APRO determinó que principalmente, aquella escoria estaba compuesta de cobre y óxido de cobre. Este análisis unido a la irregular trayectoria de la bola de fuego eliminó la posibilidad de que fue un meteorito. Así el investigador Michael D. Swords propuso que, probablemente, Roberts recuperó restos de una prueba balística de la Marina de los Estados Unidos, atrayendo la atención de las autoridades hacia la agrupación de Bender. Lo que pudo motivar que el investigador pudiera ser visitado por varios agentes del gobierno de incognito para que mantuviera en secreto estas investigaciones y cesaran sus publicaciones.

Descripción de Bender de sus supuestos visitantes misteriosos...





Además Swords señala que otro de los proyectos que quería emprender el IFSB, con sus asociados en Australia y Nueva Zelanda, consistía en intentar trazar trayectorias de vuelo de los platillos volantes. Estos estudios pudieron preocupar también a las agencias de inteligencia norteamericanas, que temían que esta información incluyera sus vuelos militares y que la revista de Bender sirviera de información al bloque soviético, en plena guerra fría, sobre actividades del ejército estadounidense. Posteriormente, para justificar su silencio obligado por las autoridades, Alber K. Bender dio rienda suelta a su imaginación influenciado por su fascinación por la ciencia ficción y creo toda la fábula de su encuentro con los tres hombres de negro como perfecta coartada para su retirada de la vida pública… Aunque probablemente nunca conozcamos con exactitud la verdadera naturaleza de los hechos acaecidos en aquellas fechas…

 

Fritz Lang el genio del expresionismo alemán y los Hombres de Negro
El investigador Rich Reynolds descubrió que la película, Liliom (1934) obra menor del gran cineasta Fritz Lang, donde el protagonista es conducido al cielo por dos "hombres de negro" alados pudo ser la fuente de inspiración para la tremebunda trama de Bender. El ufólogo era un reconocido entusiasta del cine fantástico y es plausible que hubiera visto el film del director alemán y que éste hubiera servido de apoyó “intelectual” para “inventar” la visita de los tres desconocidos que le intimidaron para que no publicara sus investigaciones. Tal y como señala el investigador Nick Redfern: "Bender tenía un gran interés en el cine, y además, en los años 70, jugó un papel importante en ayudar a preservar la obra del compositor cinematográfico, Max Steiner. Waxman (quien hizo la música para la película de 1934) trabajaba con Steiner en Warner Brothers en la década de 1940. Así que hay (en forma indirecta) una conexión de Bender allí también. Puesto que Bender ya estaba trabajando sobre Steiner en la década de 1940 y Franz Waxman (quien hizo la música para la película HDN; "Liliom") y Steiner trabajaron con Waxman, lo que hace bastante probable que Bender viera la película. Además de esto, Bender estaba tan impresionado por la labor de Steiner que también fundó la sociedad de música de Max Steiner, demostrando que sabía mucho de Steiner - y tal vez, también de Waxman, dado su trabajo y colaboración para Warner Bross”.

Los misteriosos hombres de negro de la película de Lang...
Sin duda los personajes siniestros de la película guardan muchas semejanzas con los visitantes de Bender.




Por tanto es muy probable que, por razones que sólo conocía el propio Bender, decidió cancelar su organización ufológica e inventar la irrupción en su vida de los hombres de negro, esperanzado quizás obtener mayor reputación, credibilidad o dinero. Algunos investigadores señalan que quizás una de estas causas nunca desveladas, fuera de orden económica ya que las cuotas de sus asociados nunca fueron devueltas. Pero al margen de estas especulaciones, lo que es innegable, es que la fábula, con o sin parte de verdad, de Albert K. Bender caló en la comunidad ufológica americana, provocando que otras personas tuvieran encuentros con enigmáticos hombres de negro.


El visitante del Dr. Herbert Hopkins...



 
 Un claro ejemplo de ello, fue la experiencia del Dr. Herbert Hopkins que durante la investigación de un abducido en 1976 en Maine, tuvo una aterradora visita nocturna. Hopkins dijo que a su casa acudió un hombre que: "vestía con un traje completamente negro, perfectamente planchado, con la raya del pantalón también perfecta, con sombrero y zapatos también negros, pero la camisa era de un blanco inmaculado. Por su aspecto creía que era el empleado de una funeraria. Al quitarse el sombrero vi que era completamente calvo y que no tenía ni cejas ni pestañas. Su palidez era cadavérica, y durante la conversación, se frotó los labios que eran de color rojo brillante con los guantes, llevándose con ellos el color, igual que si los llevase pintados".
El extraño visitante le recomendó que destruyera todas las grabaciones que había efectuado sobre el caso y que mantuviera en secreto todos los datos obtenidos.

Las similitudes de los "Hombres de Negro" que visitaron al ufólogo con los personajes de ficción son evidentes... trajes oscuros, sombreros, palidez, etc.
En el centro el "ángel" de la película, a la izquierda el "visitante" de Bender y a la derecha el siniestro Hombre de Negro que describió el Dr. Hopkins.







La “semilla” plantada por Bender había dado sus frutos. Las creencias parecen ser adoptadas, desarrolladas y distorsionadas por el paradigma OVNI, demostrando que más allá de la realidad incuestionable del fenómeno, y su naturaleza anómala y ajena a la mente de los testigos, subyace en su interior un importante y trascendental componente mental que da origen a este tipo experiencias que hemos catalogado, erróneamente, como visitas extraterrestres. Un agente externo desconocido sintoniza con la mente de los testigos y obtiene el material “visual” necesario para conformar su experiencia (detalles, apariencia, colores, etc.). Aunque en el caso de Albert K. Bender esté por determinar si hubo algún componente anómalo en su encuentro, lo que es indudable es que su contribución “iconográfica” al paradigma OVNI, que se introdujo en el inconsciente de multitud de estudiosos y aficionados, dio paso, durante un tiempo muy breve, a un subgénero ufológico oscuro y tenebroso, desconocido hasta la fecha...




CURIOSIDADES EMOCT


El controvertido investigador Timothy Green Beckley es el autor de la que puede ser considerada la única fotografía del mundo de un misterioso Hombre de Negro  (HDN o MIB, Men In Black). La instantánea fue obtenida en el año 1965, en Nueva Jersey (Nueva York). Beckley asegura que en esas fechas: “Hubo varios casos en lo que los ovnis habían descendido y aterrizado en un parque de la ciudad, varios adolescentes se impresionaron y fueron a contarles a sus padres. Una de las personas con la que estaba en contacto era un señor llamado Jack Robinson quien era el investigador del caso, el señaló que mientras entrevistaban a los testigos se podía ver un Cadillac negro estacionado en la calle con las ventanas ahumadas y de vez en cuando alguien bajaba la ventana y echaba un vistazo. 
La polémica fotografía...


¿Se trata realmente de un Hombre de Negro?

 
 
 
El trabajaba en un banco en Nueva York, tomaba el tren todos los días y su esposa hacia todas las diligencias necesarias, las compras y todo ese tipo de cosas. Ella dijo haber visto a alguien misterioso en la entrada al otro lado de la calle vestido de negro, con un sombrero negro que le cubría la cara. Una mañana decidimos ir a la ciudad de Jersey para averiguar si algo estaba ocurriendo realmente. Bueno, llegamos al lugar y vimos a un individuo con cara de muerto parado en la entrada, con un sombrero que le cubría lo ojos, vestido de negro, parecía como si no perteneciera al vecindario, entonces Jim Moseley me dio la cámara, me asomé por la ventana y le tomé una foto al individuo que estaba parado en la puerta”. El investigador está convencido que era un autentico Hombre de Negro que vigilaba el domicilio del investigador OVNI: “Esa es una zona residencial donde conocerían a cualquier persona que viviera en el vecindario, se sabe quien vive en la casa de al lado y quien vive enfrente pero esta persona era completamente desconocida. Decidimos que podíamos dar una vuelta en el auto y conducir hasta la esquina, confrontar al individuo directamente y averiguar cuál era la razón por la cual estaba parado frente a ese edificio. Le dimos la vuelta a la manzana y detuvimos el auto, pero ya se había ido y el auto negro en el que había llegado tampoco estaba. Desapareció casi por arte de magia”. Junto al supuesto “hombre de negro” había una camioneta negra, una Chevrolet Pick Up 10 de 1962. Sobre los HDN Beckley opina que: “tenemos que considerar la posibilidad de que algunos de los informes sobre los hombres de negro, corresponden a actividades de agentes de la CIA, ya que esta está formada por miles de agentes individuales e independientes, y además contiene en si misma grupos aún más secretos. Algunos de estos agentes pueden estar buscando OVNIs de forma demasiado agresiva,  como si fuesen coleccionistas de obras de arte"...

Sin embargo existen voces críticas que afirman que la famosa fotografía retrata, simplemente, a una persona ataviada de negro e incluso, quizás, a un empleado de una funeraria…

 

 



 







JOSE ANTONIO CARAV@CA



Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de Jose Antonio Caravaca.

sábado, 2 de agosto de 2014

OVNIS: TEORIA DE LA DISTORSION.... ENTREVISTA DEBORA GOLDSTERN



José Antonio Caravaca



Por estos días la publicación Año Cero hace se hace eco del trabajo de uno de los grandes referentes actuales de la ufología hispana, José Antonio Caravaca, quién desde hace un tiempo viene desarrollando la teoría de la distorsión

Esta investigación supone un avance más que significativo en cuanto al enigma que representa el tema, y donde por primera vez el fenómeno ovni comienza realmente a ser decodificado. 

En una deferencia especial para con nuestro blog, este brillante pesquisador, a quién en su momento realizáramos senda entrevista, aceptó un nuevo mano a mano nuevamente en exclusiva con Crónica Subterránea, para hablar de esta nueva concepción, que sin duda está llamada a revolucionar la escena ovni, tal cual la conocemos.


Atienda el lector!


En 1975 se publica “Las Profecías de Mothman”, donde John Keel en sintonía con los postulados por Jacques Vallée en Pasaporte a Magonia, 1969, da a luz una nueva visión de la problemática ufo, calificando al fenómeno como de procedencia ultraterrestre. Según se declara en su estudio, desde los inicios del mundo venimos siendo acompañados por fuerzas y seres que coexisten con nosotros, pero residentes en otro marco temporal, semejante a un estado de energía, del cual emergerían a nuestra realidad, provocando al mismo tiempo la alteración de la conciencia humana ¿Se inscribe en esta línea la teoría de la distorsión?

John Keel siempre es un referente para todos los que hemos viajado en busca de respuestas más allá de la frontera extraterrestre. Al igual que el ufólogo Jacques Vallée, Keel ha destacado precisamente por intentar aproximarse a la verdadera naturaleza del fenómeno Ovni alejándose de los estereotipos más promulgados y trillados por los ufólogos tradicionalistas. Comparto muchos de sus postulados sobre todo cuando indica que la mente humana juega un papel decisivo y crucial en la formación de estas experiencias y que probablemente la “inteligencia” que se encuentra detrás de estos fenómenos interacciona con nosotros más de lo que pensamos, disfrazándose y orquestando una gran farsa…

El film “La Cosa” clásico de John Carpenter, introduce en el espectador, la idea de una presencia alienígena de carácter imitativo, que más que interactuar con sus selecciones humanas, las fagocita, para luego sí volver a edificarlas bajo nuevos parámetros ¿Podríamos encontrar algún punto de conexión entre lo planteado en el film, y las experiencias documentadas sometidas a la teoría de la distorsión?

Sobre todo es interesante la posibilidad que plantea este film de que nos enfrentamos a un fenómeno muy versátil y mutable, que, en el caso de la Teoría de la Distorsión, se extrapola en la existencia de un agente externo que utiliza los contenidos inconscientes de los testigos para fabricar de forma personalizada las experiencias de pretendidos contactos extraterrestres. Este operador desconocido al conocer la información visual, cultural y circunstancial de los testigos, las plasma antes sus ojos de forma distorsionada,  sin que, en esencia, presente rasgos originales que nos puedan indicar su verdadero aspecto o motivaciones.

 La Teoría de la Distorsión que se revela de tu trabajo, centra el factor onírico- psicológico, como elemento llave para ir develando los casos de encuentros cercanos aún sin resolución, que tiene a un agente externo como factor desestabilizador. Luego del análisis de tantos expedientes ¿Cuál crees sería el disparador que provoca la alteración en el testigo, así como su inconsciente?

Ese quizás sea el aspecto que menos he podido definir, y por tanto prefiero utilizar el término “agente externo”, para denominar genéricamente al misterioso causante o detonante de la creación de las experiencias anómalas que hemos catalogado como encuentros cercanos con OVNIs. Un tipo de inteligencia que interacciona con la mente de los testigos, a los que elige por motivos que son complejos de descifrar, estableciendo algún tipo de comunicación mental que le permite extraer los contenidos inconscientes de los eventuales observadores para conformar los aspectos estéticos de las vivencias, sobre todo para recrear el aspecto externo del platillo volador o la tipología de los humanoides, así como algunas de sus acciones.


Los avistamientos de Monte Rainer reportados por Kenneth Arnold en 1947, señalan el inicio de la era ufo moderna, así como la expansión del agente de alteración de conciencia externo, que parece estallar en forma descontrolada, provocando una epidemia de ufos a nivel mundial ¿Cómo debemos evaluar aquella irrupción masiva?

Desde el punto de vista de la Teoría de la Distorsión este caso es muy significativo y esclarecedor de la participación e implicación de la mente humana en la creación de muchas experiencias OVNIs. Pese a que Kenneth Arnold había divisado unos artefactos en forma de media luna,  cuando describió su movimiento a la prensa hizo referencia a un plato lanzado sobre el mar, curiosamente los periodistas se confundieron y utilizaron esta expresión para describir el aspecto de los objetos y así nació el término platillo volador. Entonces a partir de ese momento, y después de una divulgación de la noticia a nivel mundial, los testigos comenzaron a ver “platillos volantes por todas partes, aunque como era obvio, no tenían nada que ver con lo observado y reportado por Kenneth Arnold.

Para muchos investigadores, la teoría de la distorsión sería inaplicable tratándose de evidencias físicas legadas por el fenómeno, que a todas luces se presenta como real. Sin embargo, desde tu estudio surge, que el agente externo es capaz de ir más allá, llegando incluso a elaborar “materia efímera”, con el fin de convalidar la experiencia, y como una forma de esquivar sospechas. Lo cual lleva a preguntarte: : ¿A qué obedecería esta puesta en escena?

Por motivos que quizás se deban a circunstancias aún por esclarecer, en algunas manifestaciones provocadas por el agente externo se utiliza la materialización de los componentes observados por el testigo, humanoides y naves, mediante lo que he denominado la “materia efímera”, cuya única permanencia existencial en nuestro universo se delimita al tiempo transcurrido durante la observación. El objetivo primordial puede ser, o, afianzar la creencia en estos fenómenos, o, simplemente ser causado por un efecto colateral, que a veces se produce durante la creación de los encuentros cercanos. Un dato que nos debería haber hecho reflexionar desde hace décadas, es el detalle sospechoso de que los restos que hallamos tras los aterrizajes OVNIs no dejan de ser distorsiones de evidencias que cualquier testigo podría imaginar cómo resultante del descenso y despegue de una nave espacial; manchas de aceite, restos metálicos, quemaduras, pisadas, etc., sin embargo en ninguno de los centenares de aterrizajes ovnis registrados por los ufólogos de medio mundo se ha registrado una característica realmente extraña como por ejemplo que el terreno mute su color de forma radical o que por ejemplo las piedras se transmuten en otro tipo de material. Ya que si nos enfrentamos a una tecnología tan avanzada como presuponen los defensores de la hipótesis extraterrestre, la interacción de estas naves en nuestra atmósfera podría provocar efectos y consecuencias imprevisibles por nuestra ciencia, o en el caso que nos ocupa por nuestro razonamiento.


Hablemos de uno de los casos sometidos en su revisión a la teoría de la distorsión, la abducción del matrimonio Barney y Betty Hill ¿Adherís a la idea de un factor cultural preponderante como explicación a lo sucedido con los Hill, o aún es necesario ahondar más para resolver el enigma?

He investigado mucho la experiencia de los Hill y he podido rastrear y localizar muchos de los componentes psíquicos y culturales que posteriormente se presentaron distorsionados ante el matrimonio. Lo más llamativo y emocionante fue descubrir el verdadero origen del famoso mapa estelar que tanto ha dado de que hablar durante muchos años, incluso considerándose, por algunos ufólogos, como la mayor evidencia de la innegable realidad extraterrestre de los OVNIs. Con la inestimable ayuda de un colega y amigo norteamericano, Rich Reynolds, supe que en el despacho donde trabajaba Betty Hill existía un mapa del desembarco de Normandía que tiene una semejanza extraordinaria con la supuesta cartografía espacial que le mostraron los extraterrestres en el interior del OVNI. Al superponer ambos mapas comprobamos que coincidían casi a la perfección, tanto en las líneas y puntos representados, como sobre todo, increíblemente, en la inclinación de ambos. Lo que supuso una espectacular confirmación de que los elementos más representativos y exclusivos de las experiencias OVNIs se hallan enraizados en el inconsciente de los testigos. Solo debemos encontrarlos…

El incidente protagonizado por el hacendado argentino en Lago Argentino, Wilfredo Arévalo, se erige también como un caso paradigmático, y que también encuentra espacio en el análisis distorsivo ¿Cómo podemos interpretar hoy día, en base a tu hipótesis en la materia, el suceso protagonizado por Arévalo, considerado por los investigadores argentinos, uno de los más importantes jamás registrados en la historia ufo local?

En un reporte que dedique a este interesante incidente quedo meridianamente claro los factores que pudieron intervenir en la gestación de esta experiencia. En aquellas mismas fechas, de manera casual, se hablaba mucho en la prensa internacional de algunos prototipos nazis en forma de platillo volador que guardaban muchas semejanzas con el objeto observado por Wilfredo Arevalo. Quizás la observación de algunos de estos dibujos por parte del testigo contribuyeron notablemente en la formación de su experiencia, donde se dan cita como ocurre en multitud de avistamiento de elementos tecnológicos avanzados acompañados de otros componentes más vulgares y toscos como por ejemplo “tubos de escape”. Una circunstancia que evidenciaría que las experiencias OVNIs son “construcciones mentales” donde la “creatividad onírica” de los testigos erigen la mayoría de los elementos que se dan cita en el encuentro, siguiendo unos patrones de construcción similares a los que se producen en nuestro cerebro cuando soñamos, donde creamos, de manera inconsciente un fascinante universo quimérico donde lo cotidiano y coherente se da la mano con lo fantástico y absurdo. Aunque en este caso la “escenografía onírica” se halla supervisada y dirigida por un agente externo con la clara finalidad de inculcar o desarrollar una determinada creencia…

Este revisionismo ovni en base a la teoría de la distorsión, no parece convencer a muchos ufólogos, que se niegan a descartar el factor extraterrestre, como elemento preponderante en el análisis de los casos investigados ¿Crees se trate de un capricho generacional, o temor a enfrentar la verdadera realidad que se escuda tras los pretendidos fenómenos?

Evidentemente el peso de la teoría extraterrestre es muy notable en nuestro campo, tanto entre investigadores veteranos como entre las nuevas generaciones. Principalmente porque la puesta en escena efectuada por el agente externo pretende inculcar de manera sistemática este concepto. Sin embargo si estudiamos y analizamos, sin apasionamientos y sin ideas preconcebidas, los múltiples incidentes de encuentros cercanos con OVNIs comprobaremos que en su seno subyace un fenómeno mucho más complejo y enigmático de lo que suponemos en un primer vistazo, donde la hipótesis extraterrestre parece la más sensata. La casi infinita variedad de tripulantes OVNIs observados, con multitud de rasgos diferentes así como las mil formas de platillos voladores registrados, indican, a todas luces, que las experiencias visualizadas por los testigos tienen componentes intransferibles y personalísimos que son fruto exclusivo del material privativo inconsciente del observador, y que por tanto no serían extrapolables a otros encuentros y es por ello que aun guardando similitudes con otros incidentes OVNIs cada caso parece único en detalles y componentes propios. Además las semejanzas e interrelaciones entre los OVNIs, las apariciones marianas, la criptozoología y la parapsicología señala que el agente externo tiene otros campos de actuación con formas sospechosamente muy análogas de actuación y ejecución pero en escenografías diferentes…

Bien desarrollada la teoría de la distorsión, parece capaz de demoler muchos de los casos ufo presentados como verídicos ante la opinión pública, lo cual comenzaría a cerrar un ciclo en cuanto algunos enigmas. A pesar de esta realidad tan contundente, de los archivos por vos estudiados ¿Existe algún caso que no encaje dentro de esta hipótesis, o considerás,  es cuestión de tiempo hallar su decodificación?

Lo tengo claro. El incidente Roswell puede representar uno de esos eventos, que de confirmarse, indicaría que se trata de un genuino encuentro con seres o entidades extraterrestres. De hecho desde hace algunos años estoy investigado este desconcertante  suceso sin que mi interés en la Teoría de la Distorsión me impida, de manera objetiva,  buscar evidencias de la visita extraterrestre.  Aunque hay que tener en cuenta que la existencia de un probado episodio extraterrestre, no indicaría que la casuística que hemos estado investigado en las últimas décadas este originado por este paradigma…

Pregunta final y obligada ¿Qué opinión le merece a José Antonio Caravaca la cuestión alienígena?

Como decía anteriormente, no descarto de plano que entre la inmensa casuística OVNI pueda existir un caso verdaderamente originado por la visita de seres extraterrestres a nuestro planeta. La teoría de la Distorsión no nace con la intención de dar una respuesta global a toda la compleja fenomenológica que rodea a los OVNIs, si no que por el contrario, ofrece una herramienta para empezar a comprender y descifrar el funcionamiento de los denominados encuentros cercanos…


José Antonio Caravaca
Infinitas Gracias!
Débora Goldstern

Gracias a vos Debbie, siempre es una placer compartir tertulia contigo, una referencia de la ufología argentina y una gran amiga… 
 
VER ENTREVISTA EN CRONICA SUBTERRANEA

martes, 1 de julio de 2014

LA TEORIA DE LA DISTORSION EN AÑO CERO

 
EN LA REVISTA AÑO CERO DE JULIO, PUBLICO UN EXTENSO ARTICULO DEDICADO A LA TEORIA DE LA DISTORSION...
 
 
MAS INFORMACIÓN AQUI

domingo, 1 de junio de 2014

COHETES, LATAS DE CERVEZAS Y ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS

 




UN EXTRAÑO ENCUENTRO EN LA NOCHE

El 23 de octubre de 1965, sobre las 19:15 horas, el locutor de radio James F. Townsend de 19 años circulaba a unos 6 kilómetros cerca de Long Prairie (Minnesota), cuando de repente, al girar una curva, el motor y los faros de su automóvil se apagaron. Frente al coche, a unos 6 metros de distancia, Townsend observó estupefacto, en mitad de la carretera, un extraño artefacto en forma de cohete, de color plateado, que desprendía una gran luminosidad "tan brillante como la luz del sol". El objeto tenía unos 9 o 12 metros de altura, 3 metros de ancho, y estaba apoyado sobre unas aletas. El testigo se bajo del vehículo con la intención de empujar el coche contra el “cohete” y derribarlo, para obtener una prueba de su experiencia. En ese preciso momento de la parte trasera del objeto surgieron tres diminutas entidades.
Dibujo realizado por el testigo del supuesto OVNI.
 
 
 
 
Los estrafalarios “tripulantes” de unos 15 centímetros de altura, parecían latas de cerveza, de un color oscuro o marrón, y sus piernas tenían forma de aletas. Cuando caminaban lo hacían sobre sus dos patas, pero al detenerse, surgió de su espalda una tercera “pierna” que les servía de apoyo y estabilidad. En su parte superior tenía tres brazos delgados como cerillas. Según Townsend estuvo frente a los “seres” unos 3 minutos, sin que nadie se moviera. No distinguió ningún rasgo facial en las criaturas aunque asegura que; “creo que me estaban mirando”. Tampoco escuchó ningún tipo de ruido. Posteriormente las “latas” regresaron al objeto y el “cohete” luminoso comenzó a despegar lentamente mientras el locutor escuchaba un zumbido.
Del "cohete" surgieron 3 pequeñas criaturas en forma de lata de cervezas...
 
 
 
 
Cuando el objeto estaba a cierta altura, quizás unos 500 metros, se apagó la luz brillante, mientras las luces y el motor del automóvil comenzaron a funcionar de nuevo. Más tarde, en compañía del sheriff Lavern Lubitz, acudió a la zona y encontraron tres líneas sobre el asfalto de una sustancia aceitosa. El oficial de policía Jim Bain recuerda que Townsend acudió a la comisaria asustado y tembloroso, además de confirmar a los investigadores que el testigo era una persona de buena reputación y no bebía. Al parecer dos cazadores confirmaron, en parte, el encuentro del joven locutor de radio, al asegurar que sobre esa hora observaron un objeto brillante en la zona. En 1969 el joven fue interrogado por un oficial de la Fuerza Aérea, determinando que su visión tenía unas causas psicológicas, aunque proyecto Bluebook afirmó que oficialmente no realizaron ninguna investigación del caso. Por su parte, el Dr. Joseph Allen Hynek, consultor de la USAF para analizar los informes OVNIs, recibió una carta del testigo, aunque tampoco profundizó en el curioso encuentro. No obstante las autoridades comunicaron que esa noche no hubo ninguna detección de radar anómala. El Dr. Hynek, en su libro “El Informe Hynek” (1977) decía acertadamente sobre este tipo de eventos que: "Parece casi evidente que las posibilidades de ver un OVNI son mayores si se conduce un vehículo que si se está sólo en un campo abierto. En un caso tras otro, los informes contienen la frase “al trasponer una curva del camino”. Si bien estos objetos no están siempre detenidos en el camino, parecen estarlo con bastante frecuencia. Hay que preguntarse por qué, cuando hay campo abierto a cada lado del camino"...




ENCUENTROS CERCANOS CON LA “DISTORSION”
Sin duda la apreciación del Dr. Hynek es acertadísima y se ajusta, a la perfección, a la mayoría de encuentros cercanos ocurridos en carretera. Es evidente que el fenómeno, orquestado por un agente externo desconocido, busca una clara interactividad con los eventuales observadores, a la par que les ofrece un “espectáculo” casi inédito y exclusivo para cada ocasión. En el presente evento queda patente que tanto la forma del OVNI como la de sus minúsculos ocupantes obedecen a un “aporte” personalísimo del testigo, que el agente externo incorpora a la experiencia mediante la Creación Compartida y desarrollada bajo lo que la Teoría de la Distorsión denomina la Creatividad Onírica.


En las películas y series de ciencia ficción de los años 50 y 60 se podían ver con frecuencia cohetes espaciales. (Destination Moon. 1950)
La portada del célebre comic de Tintín "Destination Moon"  (1953) ofrecía a los lectores un cohete espacial muy parecido al observado por el testigo.
La imagen iconográfica del cohete espacial queda patente en la escultura que se expuso en San Francisco en 2010. Dicho monumento contiene los detalles mas importantes de la experiencia de Townsend.
Diversos artículos, juguetes y emblemas de la época contienen el "cohete" iconográfico observado por el testigo.
 
 

 
Tanto la forma del platillo volador como la de sus ocupantes tienen unas características nunca antes observadas en otro episodio OVNI. En la observación de Townsend, el típico “disco” ha sido “sustituido” por un “cohete”, más propio de los films y literatura de ciencia ficción de la década de los 40 y 50, y los supuestos tripulantes extraterrestres tienen la a apariencia y el tamaño de “latas de cerveza”. Estas “rarezas” ufológicas parecen provenir del inconsciente del joven testigo, que incorpora todos estos elementos bizarros a su encuentro cercano, bajo la “dirección” y “tutela” del agente externo. Elevando su experiencia hasta el culmen del absurdo, producto de su particular e intransferible interactividad con el agente externo. La extravagante y amplísima casuística OVNI está repleta de este tipo de incidentes, considerados enigmas insondables por los investigadores por la imposibilidad, hasta la fecha, de etiquetarlos o clasificarlos convenientementes.










JOSE ANTONIO CARAV@CA


 
Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de Jose Antonio Caravaca.